miércoles, 20 de mayo de 2009

Nada más bonito que la primavera

¿A qué mente enferma se le puede pasar esa frase por la cabeza?¡Por Dios!Es de las cosas más horribles que he visto nunca.(Y eso que hay cosas feas,feas.Véase la señora).
Creo que empecé a odiarla con 6 años en clase de lengua(o la clase que fuera en aquel entonces, que creo que iba un poco de todo). En cada comienzo del tema venian unas viñetas de dos personajos que siempre preparaban alguna. Llegó un capítulo en el que la prota estaba muy feliz porque habia llegado Vera la primavera. "La primavera!La sangre altera!Las flores.."Así empezaba. En la cuarta viñeta le picaba una avispa, a la pobre chica. ¡Y es que me toca los huevos! Un niñó de 6 años en su sano juicio reacciona ante eso y piensa.."coño!pues yo no quiero que me envenen las avispas", así que le cogen alergia a la primavera. Y no os penseis que eso de la alergia es moco de pavo. Es muy jodido. Que ni entra el aire ni sale. Que dan ganas de meterse un rascador por la garganta que llegue a los pulmones. Que te pica por dentro y no por fuera. Y tú como un idiota te rascas el pecho y la espalda por si algo hace. Y toses. Y de tanto toser pareces un viejete que ha fumado toda la vida y cuando respira parece un camión dando marcha atrás.
Y ahí no acaba la cosa, ¡la gente se vuelve loca!y se empieza a despelotar porque sí. Joder, guardate un poco para por la noche, que está bien utilizar la imaginación de vez en cuando. Es verdad que la sangre altera. Yo cada día lo tengo más claro.
Luego los examenes. Y vuelvo con los de la alergia, ¿pero alguien alguna vez ha pensado en ellos?Maldita sea, ¡ni dormir puedo! Yo pienso que esto de la primavera es así para luego no pasarlo tan mal en verano, que el mesecito también tiene lo suyo..

En fin, que os dejo con un soneto que se acaba de marcar "R" en un momento, ¡mirad mirad! El chico tiene talento:


Dijeron que venías, y pensaba
con temple habitual en mi persona
que puede que realmente seas muy mona
mas jodes como un asno con chilaba.

Maldita, ¡yo que tanto te admiraba,
Primavera, que tú no eras mamona!
Sin embargo, te hiciste una cabrona
y con gusto vertía en ti mi baba.

Ya no joderás más, puta engreida
no me engañarás, no, con tus encantos:
me gustas más que a un gordo la comida.

Yo te prometo por todos los santos
que aunque tenga que estar toda la vida
no volverán contigo malos ratos.

3 comentarios:

R dijo...

Qué buenísima introducción al soneto has escrito!

desilusionista dijo...

Qué suerte no ser alérgico..y qué control por parte de Rodri, no?

Ladrona de Mentiras dijo...

R, maldito seas, conozco el tono de tu frase y sé que te pitorreas!
(toma ya, para otro soneto xD)


desi, no cantes victoria, en cualquier momento te puede entrar la alergia xD. Y sí, Rodri también va un poco para genio =)