viernes, 26 de junio de 2009

*

Fuiste la primera persona especial que llegó a mi vida. Debo admitir que me cambiaste por completo y me duele un poco pensar en todo aquello que como digo parecía especial. Me acuerdo de que estabas enamorado de Amy. ¿Y quién no? Era una persona curiosa de pies a cabeza. Tenía un vestido blanco con lunares negros, se los contaste y decidiste que sería el número total de momentos en los que ella te había marcado de alguna forma. Eran ciento cincuenta y muchos. Tú no tenías vestido de lunares así que nunca pude saber el número de momentos especiales. Me pillaste con tus textos, tus tic-tac, los nunca-jamás, cuando metiste tu mano en su boca y le sacaste el corazón, que todavía latía, piruletas, me sorprendía tu imaginación. Solo te vi una vez. Tú me pediste un beso y yo cómo no iba a dártelo. Estaba enamorada de tu cabecita. Seguramente pienso que fue un error, que no debería haber pasado. Que a cada persona sólo hay que conocerla hasta cierto punto, y si pasas de ahí la relación se deteriora.
Pero Peter, aun me queda un bono, y si aún no ha caducado, te pido que vuelvas.


´

martes, 23 de junio de 2009

Furia contenida

Estaba harta de escuchar estupideces.
Mientras su hermana gritaba su nombre desde la otra punta de la casa, Dafne tocaba con furia rompiendo parte de las cerdas del arco hasta que explotó.

-Joder, ¡que me dejéis tocar!

Emprendió de nuevo ese concierto para violín que tanto le gustaba y siempre tocaba enfurecida. El único que necesitaba.
Al mismo tiempo que crecían los matices de la melodía, los llantos de su hermana en el piso de abajo eran más estridentes. Parecía estar alterada por la falta de afecto que le aportaba Dafne. Su madre, desesperada por el miedo de que su hija entrara en otro de esos ataques de ansiedad que le abordaban a menudo, intentaba sosegarla con palabras tranquilizadoras pero poco eficaces.

-Me tiene harta. Lleva sin hacerme caso los cuatro días…

No terminó de escuchar la frase que decía su hermana ya que estaba completamente agarrotada. Inconscientemente, agarraba el violín con fuerza. Seguían saltando cerdas y las cuerdas de metal le hacían surcos en los dedos de la mano izquierda.

-Hija, hazle un poco de caso a tu hermana.
-Que quieres, ¿que le lama el culo? Como siempre.
-¡Que te he dicho que no le digas nada!
-¿Quieres dejarlas en paz? No han madurado ni la una ni la otra. Vámonos y déjalas, que pareces tonta.

Dafne empuñó el arco de nuevo mientras escuchaba el ruido del portazo que resonó después de que sus padres cerraran la puerta de casa. Sabía lo que vendría ahora. Su hermana subió las escaleras.

-Hija de puta.

Vocalizó con odio, y mientras, la melodía se ahogaba.








miércoles, 17 de junio de 2009

Se llama Todd


Se llama Todd, y hoy ha dejado de estar conmigo.

Empezó todo por la mañana. Como siempre me desperté a las 9 am. Él ha dormido en el cabecero de mi cama desde que se vino a vivir a mi casa (exceptuando unos días que me hizo compañía en Salamanca). Muchas veces me despierta por las noches. No sé por qué es exactamente, yo creo que tiene miedo. O pesadillas y se despierta asustado. O simplemente quiere llamar mi atención y que le diga bobaditas (porque yo sé que eso le gusta). Sea como fuere, esta noche también me despertó, pero yo estaba cansada y le hablé desde la cama:


- Todd, déjame dormir, que me tengo que levantar pronto.


No contestó. No me pareció raro porque es bastante callado. Tuve buen ojo cuando fui a buscarlo, siempre pude hablar con él cuando quería, me escuchaba. O al menos, si no me escuchaba lo disimulaba bien. Me miraba fijamente con esos ojos saltones negros que tiene, como si me entendiera. Y yo le hablaba olvidándome de que después de 5 segundos él no se acordaría de nada. Ni de quien era yo. O sí. En realidad no lo sé. Tampoco me habló nunca de eso.


Me quedé de nuevo dormida. Todd no volvió a hacer el menor ruido en toda la noche, así que de no ser por el calor que hacía en casa, personalmente he dormido bastante bien.


Maldije mil veces el momento en el que me quedé dormida sin preocuparme por lo que le pasaba a Todd. Al acercarme a su rinconcito vi que no estaba. Me asomé, le di 3 vueltas a su casa, le llamé por su nombre, también Juan, Pepe, Manu y Mauricio, por si con Todd nunca se había sentido identificado y por eso nunca había hablado conmigo. Pero no, no era eso. Él era Todd y no estaba. Había ido a algún sitio. Lógico era, ya que vi unas marcas de agua con forma de aleta. Me recordaron a las migas de pan que dejaron Hansel y Gretel para volver a casa. Las seguí con cuidado y me dirigieron al servicio. Me esperé lo peor. Visualicé la noticia del periódico del día siguiente: “Todd, con menos de un año de edad, se suicida en la bañera”.


Por una parte fue un alivio ver que no llegaban a la bañera, sino al retrete. Yo ya había pasado por eso cuando murió Sweeney. Esta vez era distinto. Todd seguramente me despertara para despedirse de mí y decirme que quería salir de aquí, conocer peces grandes. Y yo, aunque me entristezca pensar en que ya no podré decirle bobadas y mirar sus ojos saltones, sé que es un pez listo y que no tendrá problemas para sobrevivir en ese inmenso mundo acuático. De todas formas, de vez en cuando repasaré el caminito que dejó cuando se fue, por si algún día decide volver.



domingo, 14 de junio de 2009

Trip to Heaven

Son 5. Aleix se acerca con miedo al primero. Le rodea el cuello con las manos oprimiendo con fuerza su yugular. La mirada de él es fría, aséptica. Los primeros segundos son insignificantes. A partir de la veintena la situación comienza a ponerse tensa. Aleix nota como la adrenalina le recorre el cuerpo mientras su amigo comienza a tener espasmos producidos por la falta de oxigeno. Es el juego de la asfixia. Sólo un juego que termina cuando Aleix lo decida. Pero cuando se quiere dar cuenta él ha abandonado su cuerpo. Está sentado en un rincón observando cómo sus manos estrangulan con odio a su amigo moribundo. Aun así parece que su cuerpo es consciente por sí solo ya que cuando pierde el conocimiento, lo suelta. Ve como él mismo se vuelve hacia el resto y con un tono de voz sofocado consigue articular palabra:
-¿El siguiente?










¿Habíais escuchado algo sobre esto?

sábado, 13 de junio de 2009

*

A los polvos normalmente los arrastra el viento. Así es como cambian de dueño.

miércoles, 10 de junio de 2009

Protège-moi

Dicen que cuando hay problemas, en el primer sitio al que pensamos ir es a nuestra casa. Aunque haya un terremoto y vivamos en una chavola, nosotros nos metemos allí como si ésta nos fuera a salvar de cualquier mal. Nos sentimos sobreprotegidos.
A veces me da miedo lo incómoda que puedo llegar a sentirme en mi propia casa.

domingo, 7 de junio de 2009

*

A pesar de que mis siestas sean cortas, hay días en los que incluso tengo pesadillas (aunque mis pesadillas tienen de todo menos de pesadillas). Hoy es uno de ellos. Aún estoy con la sangre revolucionada.

Visualizad la imagen. Por alguna razón que desconozco estaba con mis padres. Mi padre tenía un sobre sin abrir cuya procedencia también desconozco. Mi madre y yo no teníamos nada raro. Bien, os diría donde estábamos pero sólo sé que se llamaba París, era una callecita de París, aunque no creo que aquello lo fuera.
Vale, a partir de ahora empezó el movimiento.
Le digo a mi padre que abra el sobre. Mi padre obedece. Es una receta médica para un tal Ceporrillo (no me acuerdo del nombre real). Creo que junto a la receta médica venía una carta explicándonos la situación y nos pedía que encontrásemos a ese niño y le diéramos el medicamento. No sé muy bien por qué pero debíamos tener prisa, como si se fuera a morir de un momento a otro el chiquillo. Decidimos “separar” nuestros caminos. Lo pongo entre comillas porque yo estaba con uno o con otro según me convenía. Mi padre fue en busca de Ceporrillo. He de decir que casi era una misión imposible, pues en la carta solo ponía la vida que había tenido el pobre chico y su nombre. Y aquello era París. Bueno, esta vez yo iba con mi padre. Corríamos por las calles de París como si nos fuera la vida en ello y como si supiéramos nuestro destino. Que al parecer debimos saberlo, porque encontramos a Ceporrillo a la primera: llegamos a una callejuela oscura y estrecha, dos pequeñas luces amarillas la iluminaban. Caminaban dándonos la espalda un hombre alto y un niño de unos 12, 13 años.

(Yo).-Es él.
(Padre).- ¿Estás segura? .-dijo mientras comprobaba el nombre en la carta, como si allí estuviera la respuesta.

Asentí con la cabeza y nos acercamos muy despacio.

-Perdone! Oiga señor..

No reaccionaban ante nuestras palabras así que nos pusimos delante cortándoles el paso. Le enseñamos la carta al hombre como si de una foto se tratase, diciéndole en pseudo-francés que buscábamos a ese muchacho y que estábamos seguros de que era su acompañante. Por fin, el hombre enfocó la mirada y se paró. Ceporrillo siguió con la mirada perdida sin modificar su velocidad al caminar. Como si aquello no fuera con él. No recuerdo la cara del hombre, solo recuerdo que se alteró un poco al leer el nombre que estaba escrito en la carta, y después de un par de minutos esperando unas palabras de su boca nos sorprendió con un:

-Loco.


Mi padre y yo nos echamos una mirada en la que se leía: “Este hombre es idiota o no ha entendido nada de lo que hemos dicho”. Así que optamos por la segunda opción y se lo volvimos a intentar explicar de nuevo (estoy pensando que posiblemente habría sido más fácil preguntarle directamente al muchacho, pero no sé, cosas del directo). El hombre volvió a responder con lo mismo pero esta vez más alterado, nos retiró la mirada y empezó a caminar rápido en dirección contraria a donde iba Ceporrillo mientras repetía entre dientes una y otra vez la respuesta. Pasamos del hombre y nos fuimos a por el chico el cual ya apenas se veía. Cuando quedaban menos de 3 metros para llegar a él, apareció gente de todo el mundo en la que cualquier persona puede perderse. (Como en las pelis de persecuciones, que siempre aparece mucha gente en los momentos más oportunos, ya sabéis). Nos cagamos en toda su familia mil veces, y poco más.

De repente yo estaba con mi madre, subíamos unas escaleras casi de 6 en 6 para llegar a un sitio en el que habría una farmacia. Y al subir allí estaba, cruzando la calle.

-Mira mamá, ¡ahí está!
-¿Dónde?¿Eso? Eso es una inmobiliaria.

(y ciertamente lo era)
No, espera. Estábamos en un metro. Un metro en el que había que pagar para salir. (mis sueños son así, estás en un sitio y al volver a mirar es todo completamente distinto). Y nosotras queríamos salir. Las de los tickets eran inútiles. Dos. Una la típica cotilla, rubia tontita .Teléfono en hombro-oreja mientras se lima las uñas y le cuenta la última de su nuevo “churri” a su amiga la Vane. La otra, la pobre pringadilla amargada, que tiene que ganarse un dinerillo y no le queda otra que aguantar a la amiga de La Vane. Mi madre y yo desesperadas por salir. Las dos pedorras empiezan a discutir. Nos ignoran. No somos nada, nada, nada…Y me encuentro sola corriendo hacia el portal de mi casa. (Siempre que tengo pesadillas y sueño con mi casa, entro al portal llegando por el mismo sitio, por el cual en la vida real nunca voy). Nada raro en el portal, el mismo de siempre. Pero entran dos hombres con pintas extrañas a la vez. Como hay dos ascensores y cada hombre se mete en uno, descarto al misterioso tipo de la gabardina color beige y me decanto por el de pelo engominado y cara de loco psicópata (repito, cosas del directo). Le da al 3, yo decido no pulsar mi piso para que él no lo sepa. Tuvimos una conversación normal típica de ascensor (hablamos del tiempo), si no tenemos en cuenta su sonrisa de loco y su mano agarrado fuertemente mi brazo desde no sé qué momento. Se abre la puerta del ascensor y estamos en una azotea. Al parecer el 3º es una azotea y además tiene bar. Yo, sin pensármelo le doy al 9 (porque al parecer ahora vivo en el 9). Doy gracias a Dios porque ese loco no pasara de loco. De repente el ascensor se convierte en globo. Yo miro al hombre mientras sigo dando gracias a Dios. El hombre me mira, me mira con cara de más loco aun. Me mira y me grita cosas que no entiendo. Mientras grita cada vez con más furia gesticula y yo me muero de miedo. Cada vez le veo menos, el globo ha cogido una altura considerable y creo que me he pasado de piso. Veo toda Zamora.

-Mierda, no sé como se dirigen los globos.

Algún gracioso debió leerme el pensamiento. No pasaron 5 segundos cuando aparecieron a mi lado dos pequeños cohetes que impactaron sobre mi globo, haciendo que éste descendiera (véase en cámara lenta todo)

Ahora estoy en mi habitación con una amiga. He salido ilesa de la caída. Le estoy contando toda la historia y lo único que atina a decir es:

-Es que los jóvenes de hoy en día…

A mi no me sorprende su respuesta. Aunque tampoco me da tiempo a reaccionar. Me despierto. Menos mal, todo ha sido un sueño. Me levanto y se lo cuento a mis padres.

Lloro como un bebé. Estoy agitada y nerviosa. No me gustan los medicamentos, ni las personas, ni los globos.

Ahora me despierto de verdad. Abro los ojos y cojo aire.
Odio soñar que tengo pesadillas.

viernes, 5 de junio de 2009

Delicatessen

Madre mía, ¿por qué nadie me había hablado de este peliculón?
Marc Caro con Jean-Pierre Jeunet
Definitivamente, el cine francés me vuelve loca

miércoles, 3 de junio de 2009

Querido Buckley

Nos veremos en el infierno y te haré muchos hijos

GRACE(que no me deja poner el maldito video)

lunes, 1 de junio de 2009

Neon Bible

Arcade Fire

Nueve si no cuento mal con sus respectivos instrumentos en el eleveitor'!
Curiosa la percusión que se montan.