domingo, 31 de mayo de 2009

Imagínatelo

-Tío, pásame el vino!.

-Joder, Jorge ostia, mira que siempre te las coges cojonudas!

-Está buena eh? Se llama…-Enfoca la vista hacia la chica de la camiseta verde-…Marta, sí. Tiene cara de llamarse Marta. ¡Anda! ¡Y su hermana también! ¡No sabía que tenía hermana! Joder, su hermana sí que está buena,¿ no?

-Ahí solo hay una chica y sí, está buena, pero te hablo de la que llevas encima.

-¿A quién llevo encima, tío?

-Vamos a la terraza, que como lo sueltes todo aquí dentro me lo limpias con la lengua.

-Espera, espera, espera..el vaso.


Esbozó una sonrisa de oreja a oreja mientras sus ojos no hacían otra cosa que confirmar lo evidente.

Al intentar apoyarse en la barandilla, Jorge dio varios pasos hacia atrás para poder mantener su cuerpo en posición vertical. Noa le agarró del brazo y le quitó el vaso de las manos mientras el otro hacía ademanes de subirse la cremallera del pantalón.


-¿Sabes? Me gustaría irme de aquí.

-¡Pero si esto acaba de empezar!

-No seas gilipollas. Digo de la ciudad. Me apetece salir, despejarme, desaparecer un poco ya sabes. Y volver algún día. O no.

-Maldita cremallera. ¡Ha desaparecido! Noa ayúdame no seas cabrón.


Noa obedece.

Jorge le mira como si hubiera hecho un truco de magia.


-Pues lo que te decía, que me quiero ir un poco lejos de aquí.

-¿Pero a dónde? ¿Y me vas a dejar aquí solo pringando? No me toques los huevos, tú te quedas aquí que tenemos que llevar a cabo nuestro plan: ¡Dominar el mundo! Y cuando ya sea nuestro arderá París!¿o Roma?-Pensó unos segundos.- Bueno qué más da, el caso es que tú no te vas.

-Me parece que el que se va eres tú.

La chica de la camiseta verde abordó a Jorge por detrás haciéndole tambalear.

-Como entréis en mi habitación te corto los huevos. La de mi padre está libre.

-Tranqui Noa, ¡que parece que no me conoces! Oye, por cierto, ¿el truco de la cremallera?

-Pregúntaselo a ella, que seguro que lo sabe.


Ya estaba solo, de nuevo, y en su propia casa llena de gente. Miró hacia el piso de enfrente. Contó las luces que había encendidas. Contó las apagadas. Se imaginó qué estaría pasando en cada una de ellas:


En la primera fila de arriba, la primera ventana encendida a la izquierda vivía un matrimonio de ancianos. Ella era una bonita mujer, siempre lo había sido. Seguía mirándose al espejo antes de acostarse mientras se cepillaba el pelo. Se llamaba guapa y se acostaba junto a su marido, una persona bastante agradable y conocida en el barrio por su sangre hiperactiva.


La segunda fila empezando por abajo, tercera ventana, apagada. Un matrimonio que se consideraba adinerado, o como él los llamaba: un “quiero y no puedo”. También bastante conocidos en el barrio. Ella por su prepotencia y soberbia. Él por sus trajes de “mírame pero no me toques”. Ambos por sus atrasos en los pagos de la comunidad. Un par de hipócritas que duermen en una misma cama sin rozarse.


Encendida: la familia feliz. Padre, madre, e hijos. Ah, y un perro. Cena familiar mientras se ven las noticias. Niños a la cama. Padres una peli.


Apagada. El loco del tercero. Siempre vive en el tercero.

Encendida. Universitarios montándose una fiesta descomunal

También encendida. Viuda golpeando el techo con la escoba para que se callen los de la fiesta.


Apagada. Y con la ventana abierta. Soltero. Una de cine erótico

Encendida. Pareja de casados con hijos emancipados. El marido en el trabajo. Otra de cine erótico.


Apagada con una pequeña lámpara de mesa encendida. La chica de enfrente. Vive con su gato. No la conocen en el barrio. Noa quiere conocerla.


Coge las llaves y sale de casa.

Cuando está a punto de tocar el telefonillo se lo piensa dos veces. ¿Y si no hay ninguna chica del quinto? Aprieta. Pregunta una voz suave.


Antes de contestar Noa sonríe. Decidido, se va lejos.

viernes, 29 de mayo de 2009

*

"Pinto, pinto,
gorgorito,
saca las vacas
a veinticinco.
Tengo un buey,
que sabe arar,
trastejar,
dar la vuelta

a la redonda
y este dedo
que se escona"


Desapareciste.
Eras la personita más pequeña y adorable del mundo. Y te echo infinítamente de menos.

jueves, 28 de mayo de 2009

No me muevas

Cuando me la encontré entre los arbustos las hormigas ya se la estaban devorando. Tenía las extremidades atadas y los ojos vendados .A pesar de que la boca estaba completamente libre no pidio ayuda en ningún momento.Tampoco tenía marcas de violencia. Parecía que estuviese jugando al escondite y no quisiera hacer el mínimo movimiento. Como si fuese elección suya que los pequeños animales acabaran con ella.
Lo primero que hice fue quitarle la venda. Aun odio el momento en que lo hice. Lo recuerdo perfectamente. Esperaba una mirada de agradecimiento, de agobio y agotamiento. Y en cambio sus ojos me gritaban que se la pusiera de nuevo, y eso fue lo que hice. Fue una sensación extraña¿Cuántas personas se habrían cruzado con ella antes que yo?¿Cuántas después?Puede que alguien se la llevara y la cuidara. O puede que se la hayan comido las hormigas. Pero de lo que estoy segura es de que si por ella fuera, se habría quedado allí para siempre.


Y se pregunta cosas como..



martes, 26 de mayo de 2009

Que me lo como

Si hubiera comido más petisuises' cuando era renacuaja, ahora me sería más fácil comerme el mundo. Pero quietos todos, que el estómago da de sí.

domingo, 24 de mayo de 2009

*


Te acercas despacio a mi cuello. Te siento tan cerca que se me corta la respiración. Quiero sentir el momento exacto en el que tus labios rocen mi piel y que ni siquiera el oxígeno que necesito para seguir viva me haga perder el mínimo detalle. Me acaricias sin tocarme. Cierro los ojos e intento descifrar cada escalofrío, pero me pierdo. Pierdo el conocimiento. Cuando los vuelvo a abrir ya estás desnudo entre mis piernas. Me prometo que la próxima vez no perderé la cuenta. Por enésima vez. Con solo tocarte se me activan sentidos que nunca imaginé que tendría. Eres suave, y eso hace que te deslices aun mejor sobre mi cuerpo. No puedo aguantar mucho más sin sentirte dentro. Hazme el amor. Tú sonríes y juegas un poco más a volverme loca. Me susurras palabras que retumban en mi cabeza. Ni siquiera son palabras. Sonidos que sigo oyendo incluso varios días después. Sólo con escucharte me excitas hasta tal punto que dejo de ser dueña de mi cuerpo. Y soy tuya durante esos pocos minutos en los que mi yo deja de existir.



sábado, 23 de mayo de 2009

¿Dónde se guarda los secretos?

Una persona curiosa en el sentido de querer indagar, observar, escuchar, saberlo todo y guardarlo. Una parte simula a una pequeña niña indefensa e incrédula, fácil de engañar y de conocer. Por otro lado es difícil e inaguantable, incomprensible o demasiado simple. Pero tanto dulce como insoportable, se guarda los secretos detrás de la nariz.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Nada más bonito que la primavera

¿A qué mente enferma se le puede pasar esa frase por la cabeza?¡Por Dios!Es de las cosas más horribles que he visto nunca.(Y eso que hay cosas feas,feas.Véase la señora).
Creo que empecé a odiarla con 6 años en clase de lengua(o la clase que fuera en aquel entonces, que creo que iba un poco de todo). En cada comienzo del tema venian unas viñetas de dos personajos que siempre preparaban alguna. Llegó un capítulo en el que la prota estaba muy feliz porque habia llegado Vera la primavera. "La primavera!La sangre altera!Las flores.."Así empezaba. En la cuarta viñeta le picaba una avispa, a la pobre chica. ¡Y es que me toca los huevos! Un niñó de 6 años en su sano juicio reacciona ante eso y piensa.."coño!pues yo no quiero que me envenen las avispas", así que le cogen alergia a la primavera. Y no os penseis que eso de la alergia es moco de pavo. Es muy jodido. Que ni entra el aire ni sale. Que dan ganas de meterse un rascador por la garganta que llegue a los pulmones. Que te pica por dentro y no por fuera. Y tú como un idiota te rascas el pecho y la espalda por si algo hace. Y toses. Y de tanto toser pareces un viejete que ha fumado toda la vida y cuando respira parece un camión dando marcha atrás.
Y ahí no acaba la cosa, ¡la gente se vuelve loca!y se empieza a despelotar porque sí. Joder, guardate un poco para por la noche, que está bien utilizar la imaginación de vez en cuando. Es verdad que la sangre altera. Yo cada día lo tengo más claro.
Luego los examenes. Y vuelvo con los de la alergia, ¿pero alguien alguna vez ha pensado en ellos?Maldita sea, ¡ni dormir puedo! Yo pienso que esto de la primavera es así para luego no pasarlo tan mal en verano, que el mesecito también tiene lo suyo..

En fin, que os dejo con un soneto que se acaba de marcar "R" en un momento, ¡mirad mirad! El chico tiene talento:


Dijeron que venías, y pensaba
con temple habitual en mi persona
que puede que realmente seas muy mona
mas jodes como un asno con chilaba.

Maldita, ¡yo que tanto te admiraba,
Primavera, que tú no eras mamona!
Sin embargo, te hiciste una cabrona
y con gusto vertía en ti mi baba.

Ya no joderás más, puta engreida
no me engañarás, no, con tus encantos:
me gustas más que a un gordo la comida.

Yo te prometo por todos los santos
que aunque tenga que estar toda la vida
no volverán contigo malos ratos.

martes, 19 de mayo de 2009

Mujer imantada

Pues bueno, como ya sabeis empieza la época de exámenes y por lo tanto, también la época de "hago de todo menos lo que tengo que hacer".
Bien, navegando por la red en busca de "algo" que no tuviera nada que ver con ceros, unos, multiprocesadores o seguridad y protección, me encontré con la mujer imantada.
(He aquí a la derecha.Lo siento por la pésima calidad). Esta mujer rusa de 71 años, sufrio una fuerte descarga eléctrica a los 45 y en vez de matarla le otorgaron estos extraños poderes:
Atrae cualquier tipo de metal. También plástico y cristal. Los utensilios suben de temperatura y se agarran tan fuertemente a su cuerpo que es imposible despegarlos hasta que no bajan de temperatura.
No podrá utilizar tarjetas de crédito, supongo. ¡Ni brújulas!
Me pregunto yo si utilizará sus poderes como una excusa para practicar la cleptomanía "¡Oiga!Pague la plancha" "Eh, que por lo visto es ella la que se quiere venir conmigo"
Eso sí, la mujer es un poco como Matilda. ¡Y anda que no molaba esa niña!

jueves, 14 de mayo de 2009

Gramos

Ojalá pesara 21 gramos. Siempre he sido pequeña, aunque no lo suficiente. Ansío la forma en la que podría flotar y dejarme llevar. Me imagino la fragilidad. Ser tan débil de no ser capaz de controlarse. Ni de moverse. De no poder soportar esos 21 gramos en la planta de los pies.

miércoles, 13 de mayo de 2009

martes, 12 de mayo de 2009

Buenos recuerdos





















Contra[a]dicciones II

Podría decir que siento que he perdido la mayor parte de mi vida haciendo estupideces. Que de dos días he malgastado 47 minutos y que si pudiera volver al minuto 1 de ayer volvería encantada y cambiaría todo. Pero no. Es raro, no me arrepiento ni de saberme el bolero de Algodre de pe a pa, ni de las caries, ni de la desesperación que me producía el conservatorio y el poco ánimo que transmitían los profesores, si se les puede llamar profesores. Es una pena que algo que te puede aportar tantas cosas termine incluso por hundirte. Supongo que todo esto me decepcionó más de la cuenta por lo del piano, que cuando empecé por fin a tocarlo, yo ya estaba bastante desilusionada.
Durante dos años sin ni siquiera querer acercarme al lugar donde pasé lo que se podría considerar mi infancia, he cogido el violín 5 veces contadas, y es un alivio pensar que estoy tocando por gusto, y no para que nadie me escuche. Me cuesta tocar para alguien. No disfruto y pienso constantemente que me están evaluando.
Creo que no sabría decir más de tres obras que haya tocado durante esos 10 interminables años. Nunca me aprendí los títulos, ni los autores. Ni siquiera me planteaba si era del barroco o del romanticismo. Era como un loro aprendiendo a hablar.
Tampoco me planteé escuchar música clásica fuera de aquel recinto. Ni se me pasaba por la cabeza.

Me cuesta admitir que todo eso ha sido mi vida, y hasta hace poco era una auténtica borrega que solo cumplía órdenes. Supongo que al menos, he ganado en paciencia.

Contra[a]dicciones I

A mi me pasa que me pongo a recordar algo y pienso.."joder, parece que hace un montón que pasó esto, pero a la vez parece que fue ayer". Me preguntaba si a alguno de vosotros os pasa ya que nadie me lo ha confirmado todavía. Yo creo que resulta que sí, que la vida son dos días, que en el fondo todo pasó ayer, y ha pasado toda una vida desde entonces."Contra[a]dicciones". Yo soy adicta a recordar. No lo puedo evitar. No es que eche de menos todo aquello, simplemente me gusta pensar en lo que fui y lo que soy ahora, en lo que sentía y no siento, y viceversa. En lo que tenía y sigo teniendo.

Puebla, jardín, gato, Sorantoña', Zamora, cole, incendio, gato, gato, gato. Y música. Si seguimos con la imagen en la cabeza de que la vida dura dos días, en la mía aparece la música en el minuto 1.
No sé muy bien por qué, me metieron en una academia. Allí iba gente de lo más extraño: El que mejor recuerdo (seguramente sea porque es al único que he vuelto a ver), era un chico moreno y delgado, tenia los dientes raros y unos rasgos élficos un poco extraños. Ahora el chico practicamente vive en una cueva. El resto de compañeros eran similares, así que nos podremos imaginar como vivirán actualmente. El profesor era un tío grande, y ancho. "y ya se vio luego lo hermosa que estaba aunque le salía el culo por los dos lados del tren"(me sobra imaginación eh???xDD)(no, esto no lo entendeis). Nos enseñaban a cantar "Susanita tiene un ratón", "el bolero de algodre",(que paso hasta de poneros el enlace), "Mambrú se fue a la guerra", "La chica yeyé", y cosas por el estilo. Y aunque parezca mentira, quise seguir con la música.*1
En paralelo ya andabamos con cajitas chinas y chinchines en el cole. Y a pesar de todo, mi infancia no fue difícil.xD
Les dije a mis padres que el bolero de algodre solo me gustaba cuando me lo cantaba mi abuelo, y que el hombre que tocaba el piano me daba miedo, así que me llevaron a otra academia. Molaba porque estaba justo al lado de un parque y podía tener más vida social que antes. Aunque los columpios eran de uno, y a mi lo que me gustaba eran los columpios. La academia en sí no estaba mal: estabamos todos tirados por el suelo en una moqueta, con nuestros cuadernos de pentagramas poniendo notas sin ton ni son. La profe era más enrollada que el tío grande, cuando poníamos las notas que teníamos que poner, Almudena, que así se llamaba, nos daba gominolas. La academia duró poco, y a mi me salieron caries. En cuanto pude me metí en el conservatorio. ¿que por qué?Pues porque pude. Esto es así. Recuerdo el dia que vino mi padre con los papeles de la matricula. Yo tenía 7 años. Había que elegir 3 intrumentos y ni siquiera sabía qué instrumentos existian. Me preguntó mi madre: -¿hija, qué instrumento es el que más te gusta?
-Mmm, el arpa ^^
Bien, creo que a mi madre no le gustó la idea ya que me pidió que le dijera otro. Creo que se lo agradezco, porque el arpa incluso físicamente me encantaba, pero con lo pequeña que era no creo que pudiera abarcarlo ni aunque fuera de un extremo al otro corriendo.
Mi otro instrumento preferido era el piano, así que me lo pusieron como primero, de segundo el violin(porque lo ponia mi hermana, que también quería hacer las pruebas para entrar en el conservatorio), y de tercero la viola(porque se parecía al violin).
Llegó la hora del examen. Todos se metían en una sala y salían colorados. Yo no sabía que iba a pasar ahí dentro, pero tampoco me preocupaba, porque al menos todos salían. Mi turno. Abrí la puerta despacito. Era una sala enorme. Un montón de aparatos por todos los lados y dos hombres pululando por la sala.
-¿P Blablablá?
-Sí, hola
-Sientate en ese taburete
(A sus órdenes)
No tardaron en ponerme a dar palmas. Ahí estaba yo, una mico de 7 años dando palmas, mientras dos hombrecillos las analizaban.
En ese momento me terminaron de confirmar que el mundo estaba loco. Y a mi me gustó la idea de unirme.
Así que cuando me dijeron que había pasado la prueba de acceso pensé "qué bien, ya soy música, y todo por dar cuatro palmas".
Mi hermana también aprobó, y aunque quedamos 7ª y 9ª de todos los aprobados, ese año no salió ninguna plaza de piano. Me tocó ser violinista.
Sí, podría decirse que soy una pianista frustrada. He estado desde los 5-6 años hasta los 17 en el mundo de la música sin disfrutarla plenamente. Sin elegir por mi misma algo que me gustara de verdad. Conseguí acabar pensando en que siempre podia ser una segunda opcion si algun dia necesitaba dinero, por ejemplo, siendo profesora. También me ayudó ser un poco cabezona y pensar "tengo que acabar esto como sea". Mi profesor del colegio, que me dijo que lo dejara, que no podía, también aportó fuerzas. Supongo que esas cosas en el fondo ayudan y tiran de ti de alguna forma. A pesar de todo, no me arrepiento de nada.



Stop(Hago una parada que son las 3a.m y llevo dos horas escribiendo. Mañana hago la entrada que quería hacer, que como siempre, me he ido por los Cerros de Úbeda xD)

















*1-Pensé que sobraría explicarlo, pero por si acaso diré que practicamente no tenía uso de razón. Yo estaba ahí porque ahí me habían metido. Si tenía que adivinar notas adivinaba notas, si tenía que cantar cantaba, y si me mandaban hacer el payaso y ponerme a bailar como si me creyera que soy susanita la que tiene un ratón, yo iba y lo hacía.

sábado, 9 de mayo de 2009

Síndrome de Tourette

Sigo en mi linea de "búsqueda de enfermedades/pseudoenfermedades". En este caso es sobre el síndrome de Tourette. La gente que lo conoce (bastante poca) cree que consiste en que la persona que lo tiene suelta descontroladamente improperios, pero al parecer es un tema mucho más amplio. Aquí os dejo un documental. Es un poco largo y seguramente ni lo veais, pero con lo que me interesan a mi estas cosas, me veo obligada a ponerlo.





viernes, 8 de mayo de 2009

"Mi novio me da calambres"

Me metía yo con una señora que vi esta tarde por la calle, que comentaba con sus amigas algo así como que Dios había castigado a otra mujer(el por qué no lo sé), y a mi, aunque no suele preocuparme en absoluto el físico de nadie, me entraron ganas de decirle a la señora: "Usted tampoco se ha librado del castigo". Qué le vamos a hacer, a veces me apetece ser mala persona y lo soy, y sin ningún tipo de remordimiento. Pero la persona que me estaba escuchando hablar tan mal de esa desgraciada(x2) mujer, se estaba sintiendo incómoda y me propuso varias soluciones para que dejara de meterme con ella:
1.Que me metiera con él, a ver si sacaba algo en limpio.
2.O con el cuervo(de Poe)
3.O con los bucles for(...)
4.Homosexuales, negros, y demás imitacion barata de persona (sin ánimo de ofender a nadie, es su humor. De hecho puede que él sea homosexual, e incluso negro)
5.O con los cojonicos
6.O con los alcaldes (cosa que me tentó bastante,el ex-alcaldehijoputa de Marbella es idiota)
7.O con la gente a la que tocas y te da descarga
Y como yo soy así de tal(todos somos un poco tal de vez en cuando), pues me decanté por el último punto, y fui directa a google que lo sabe todo y escribí "Me da calambres", a ver qué se le ocurria decirme.Y google me contestó como primera opción algo con el título "Mi novio me da calambres", a lo que le sigue:

"No sé si os resultará un poco extraña mi duda, pero despuès de varios años ya me está empezando a molestar.
Pues eso, que muchas veces cuando toco a mi novio me da unos calambres increíbles. Al principio te hace gracia, pero después de 4 años y de sentir calambrazos cada vez que le doy la mano o un abrazo....pues está empezando a gustarme menos.
Es por épocas. Estamos unos días sin darnos calambres, y de repente el mismo día, nos da 4 ó 5 cada vez que nos rozamos.
Lo curioso es que cuando toco algo metálico y está él, muchas veces tb me da calambre. Pero solo sí está él. Raras veces me ha pasado sola y curiosamente siempre me pasa cuando estoy en el super y toco el carrito metálico!.
Sé que puede ser una consulta de lo más rara, pero me gustaría saber si a alguien más le pasa y si conoceis algún remedio casero para...dejar de estar...menos eléctrica????"


Realmente la gente tiene problemas. Yo a veces me siento un poco impotente por querer y no poder salvar a todos y librarles de sus frustraciones y miedos. Pero no consigo abarcar al mundo entero. Vosotros imaginaos!Pobre hombre, "Oye, mira, no aguanto más tus calambres". Unos por tener poca chispa, y otros por tener demasiada..

The beginning is the end is the beginning

miércoles, 6 de mayo de 2009

"Justine o las desventuras de la virtud"

"(...)—Hijos míos —dijo la Dubois a los cuatro bandidos—, esta joven ya es de la banda, yo la recibo y protejo en ella. Os suplico que no la violentéis. No la asqueemos de su oficio desde el primer día. Ya veis que su edad y su aspecto pueden sernos útiles, utilicémosla para nuestros intereses y no la sacrifiquemos a nuestros placeres.

Pero las pasiones llegan a tener un grado de intensidad en el hombre en el que ya nada puede retenerlas. Las personas que tenía enfrente eran incapaces de atender a nada, me rodearon los cuatro, devorándome con sus miradas inflamadas, amenazándome de una manera aún más terrible, dispuestos a atraparme, dispuestos a inmolarme.

—Es preciso que pase por ahí —dijo uno de ellos—, no podemos darle cuartel, ¿o es que para formar parte de una banda de ladrones hay que dar pruebas de virtud? ¿No nos será igual de útil desvirgada que virgen? Ya os dais cuenta, señora, de que suavizo las expresiones. Atenuaré de igual manera las descripciones, porque, ¡ay!, la obscenidad de su color es tal que vuestro pudor sufriría con su crudeza tanto como mi timidez. Víctima dulce y temblorosa, ¡ay!, yo me estremecía aterrorizada. Apenas tenía fuerzas de respirar. Arrodillada ante los cuatro, a veces mis débiles brazos se levantaban para implorarles y otras para conmover a la Dubois.

—Un momento —dijo un tal «Corazón-de-Hierro» que parecía el jefe de la banda, hombre de treinta y seis años, con la fuerza de un toro y apariencia de sátiro—; un momento, amigos míos. Podemos contentar a todo el mundo. Como la virtud de esta chiquilla le es tan preciosa, y, si como dice muy bien la Dubois, esta cualidad, utilizada de otra manera, podría resultarnos necesaria, dejémosla. Ahora es preciso que nos apacigüemos. No perdamos la calma, Dubois, porque en el estado en que nos encontramos, es posible incluso que te degolláramos si te opusieras a nuestros deseos.

Que Thérése se quede al instante tan desnuda como el día que vino al mundo, y que se preste de ese modo a las diferentes posiciones que se nos antoje exigirle, mientras, la Dubois apagará nuestros ardores y quemará el incienso en esos altares cuya entrada nos niega esta criatura.

—¡Desnudarme! —exclamé—. ¡Oh, cielos! ¿Qué me exigís? Cuando me vea entregada de esta manera a vuestras miradas, ¿quién podrá asegurarme que...?

Pero «Corazón-de-Hierro», que no parecía de humor para mas concesiones ni de retener sus deseos, me maltrató golpeándome de una manera tan brutal que comprendí que la obediencia era la única solución. Se entregó en manos de la Dubois, puesta por él más o menos en el mismo desorden que yo, y así que estuve como él deseaba, después de hacerme colocar los brazos en el suelo, lo que me dejaba en una posición parecida a un animal, la Dubois apagó sus ardores acercando a una especie de monstruo exactamente a los peristilos de uno y otro altar de la naturaleza, de tal modo que a cada sacudida ella tuvo que golpear fuertemente estas partes con su mano abierta, al igual que antaño el ariete las puertas de las ciudades asediadas. La violencia de los primeros ataques me hizo recular; «Corazón-de-Hierro», enfurecido, me amenazó con tratamientos más duros si me sustraía a aquéllos. La Dubois recibe la orden de empujar con mayor fuerza, uno de esos libertinos sujeta mis hombros y me impide tambalearme a causa de los empujones: son tan rudos que acabo magullada, y sin poder evitar ninguno.

—A decir verdad —dijo «Corazón-de-Hierro» balbuceando—, en su lugar, preferiría abrir las puertas que verlas así quebrantadas, pero si no quiere, no asistiremos a su rendición... ¡Con fuerza... con fuerza, Dubois!...

Y el estallido de los fuegos de ese libertino, casi tan violento como el del rayo, se aniquiló sobre las brechas que embistió sin llegarlas a entreabrir.

El segundo me hizo arrodillar entre sus piernas, y mientras la Dubois le apaciguaba como al otro, dos acciones le ocupaban por entero: a veces golpeaba con la palma abierta, pero de manera muy nerviosa, bien mis mejillas o bien mi seno, y otras su boca impura hurgaba en la mía. Mi rostro y mi pecho se volvieron al instante del color de la púrpura... Yo sufría, le pedía gracia, y las lágrimas caían de mis ojos. Le irritaron; aumentó su esfuerzo. En ese momento, me mordió la lengua, y las dos fresas de mis senos estaban tan magulladas que me eché hacia atrás, pero algo me sujetaba. Me echaron sobre él, me sentí abrazada con mayor fuerza por todas partes, y alcanzó el éxtasis...

El tercero me hizo subir a dos sillas alejadas, y sentándose debajo, excitado por la Dubois colocada entre sus piernas, me obligó a agacharme hasta que su boca quedara perpendicular al templo de la naturaleza. No podéis imaginaros, señora, lo que este obsceno se atrevió a desear: con ganas o sin ellas, tuve que satisfacer mis necesidades menores... ¡Santo cielo! ¡Qué hombre tan depravado puede sentir un instante de placer en semejantes cosas!... Hice lo que quería, lo inundé, y mi absoluta sumisión consiguió de ese malvado una ebriedad que nada habría logrado sin esta infamia.

El cuarto me ató unos cordeles a todas las partes donde era posible fijarlos y sostenía el ovillo en su mano, sentado a siete u ocho pies de mi cuerpo, fuertemente excitado por los manoseos y los besos de la Dubois. Yo estaba de pie, y el salvaje aumentaba su placer tirando fuertemente de cada una de las cuerdas. Me tambaleaba, perdía a cada instante el equilibrio, y él se extasiaba con cada uno de mis traspiés. Al fin, tiró de todos los cabos a un tiempo, con tanta precipitación, que caí al suelo a su lado. Ese era su único objetivo, y mi frente, mi seno y mis mejillas recibieron las pruebas de un delirio que sólo debía a esta manía.

Eso fue lo que soporté, señora, pero mi honor se vio por lo menos respetado, aunque mi pudor no lo fuera. Algo más calmados, los bandidos hablaron de reanudar el camino, y aquella misma noche llegaron al Tremblay con la intención de acercarse a los bosques de Chantilly, donde confiaban dar algunos buenos golpes.(...)"


Marqués de Sade

martes, 5 de mayo de 2009

El futuro ya no es lo que era

Es gracioso el transcurso que llevan las cosas. Cómo a unas cosas le suceden otras sin poder evitarlo. Sí, hablo un poco del efecto mariposa, pero no del todo. Es raro, lo que más me gusta es no saber por donde va a acabar el asunto.

Toda la vida estando cerca de alguien y cuando parece que poco a poco se va alejando, de repente aparece de nuevo y se introduce en mi vida de tal forma que ahora lo necesito mucho más cerca que antes. Tanto tiempo teniendo algo valioso delante de mis narices...Me hace preguntar si habrán pasado desapercibidas muchas más cosas cerca de mí, y a la vez que me reconcome por dentro, la intriga se me enciende.

Mi "primer amor". Nunca acabaré de asimilar esas palabras. Aunque por separado tampoco. No me gusta como suena. Dejando a un lado el significado de "amor" al cual llegué hace un tiempo(-¿quieres jugar?,-¿a qué?,-a querernos,-¿y cómo se juega a eso?,-pues mira, yo me meto en tu cabeza y tu sufres), me parece una palabra sin sentido. Más aun si le pones delante la palabra "primer". Aunque creo que lo de repeler estas palabras se debe a que fue mi primer amor y no el de él. O eso he pensado siempre. Y de repente está todo al revés: ni creo que él fuera mi primer amor, ni yo fui tan poco para él como pensaba. Después de 2 años (¿?) de que el muy capullo se riera de mi todo lo que quisiera y más, y otros 2(¿?) sabiendo lo mínimo de él, aun recibo en mi móvil mensajes del tipo "¿ya pasó el dia 15 de Marzo, no?"(digo yo que será el dia en que cumplíamos años, no soy mucho de fechas). Y entonces se me dibuja en la cara una sonrisa de oreja a oreja mientras pienso con mucho orgullo y satisfacción: "¡Y encima no te voy a contestar!". Pobre infeliz, en el fondo me quería, el muy hijo de perra. Aunque agradezco que me tratara mal, he de decirlo.


Y me he liado aquí a contar cosas que no vienen a cuento, o sí vienen, pero tampoco pretendía contarlas. Yo quería llegar a que la mariposa, por mucho que mueva las alas, nunca podrá moverlo todo.



colaboracion de "R" que me mete prisa porque le gusta dormir(hoy te has hecho con mi blog):
*1-vivieron felices y comieron perdices
*2- esta historia aun no ha acabado, porque aquel loco, era yo
*3-
*pf
*yanose
*también puede no acabar
*y lo pones ahí
*"esta historia no acaba porque no me da la gana. si quieres que acabe, inventa algo"

lunes, 4 de mayo de 2009

Los cojonicos

"Los cojonicos, cuya ciudad natal es Cojonya, tienen un estilo de vida un tanto carca y poco vanguardista.."



"R", qué sería de mi sin nuestras horas de..risoterapia.

sábado, 2 de mayo de 2009

*

Y ahora estoy enamorada de mi mejor enemigo, el mismo Diablo. Me clava los ojos y me saca los sesos a tirones. Me lame el cerebro. Viene a verme y me hace el amor durante toda la noche. Y yo no me quejo. Me dejo. Yo quiero más. Que me desgarre el pecho y me saque el corazón. Quiero que me deje sin sangre.