martes, 31 de marzo de 2009

El Túnel


"No pasaba del metro setenta y no llegaba a la treintena, a pesar de su débil aspecto. La barba le daba un toque desenfadado e incluso sexy. Una cara poco corriente; se podría definir como divertida. Sus facciones pequeñas, exceptuando los ojos grandes y de un color verde intenso. Era extraño, le brillaban más que a muchos. Como si fuera a comerse el mundo de un momento a otro. La nariz respingona. Me recordaba a un duendecillo juguetón. La ropa y el poco equipaje que llevaba encima eran más bien nulos. A simple vista era un tipo nómada, de no ser porque parecía haber marcado ya su territorio en aquel pequeño túnel.
De nuevo no sabía por qué me encontraba allí. Últimamente me pasaba a menudo. Salía de casa sin un rumbo fijo pero al final acababa en el mismo lugar. Siempre estaba encogido en ese rincón ; intercalábamos un par de miradas cómplices y sin tardar en sacar la aguja comenzaba su tarea.
Me dispongo a salir.
"Eh tía, espera.¿Quieres?"
Me giro rápido. Ni siquiera me ha mirado. Está lo suficientemente concentrado metiendo la aguja en su antebrazo. Y yo, olvidándome de su pregunta, me concentro en mirarle a él. Resuena su voz en mi cabeza. Es rasgada. Cualquiera diría que se la ha puesto a juego con los atuendos. Mientras el líquido de la jeringuilla pasa a su cuerpo, inclina la cabeza hacia atrás y cierra los ojos. Se me eriza la piel. Extrae la aguja pegando un pequeño grito y me mira.
"¿Quieres o no?"
Mientras, señala un bote de suero.
¿Suero?No había conocido a nadie que se inyectara vida. Por fin salgo de mi cabeza. Mirándole extrañada me acerco a él y le doy un beso en la nariz. Se me dibuja una sonrisa casi imperceptible. Me dirijo a la salida notando cómo me sigue con la mirada. Cuando estoy casi fuera tropiezo y escucho una alarma cada vez más cercana. Miro hacia atrás pero no queda rastro de túnel. Noy hay nada.Nada..
Mierda, otra vez me he quedado dormida."



PD: He ido casi volando a clase.Nunca pensé que pudiera llegar a mi universidad tan rápido

3 comentarios:

L de Lucasottone dijo...

El mundo está lleno de duendes tunelescos, tú encontraste el tuyo en tus sueños :) Yo voy a buscar por mi garage.

desilusionista dijo...

Pues un chute de vida no suena nada mal, la verdad. Si vuelves a verle, dile que yo quiero.

Ladrona de Mentiras dijo...

Ottone, no es por desanimar, pero no creo que encuentres un duende en tu garage.¿O lo encontraste?

Desilusionista, me llevé el bote de suero, aunque luego desapareció. ¿Te vale con ron?