jueves, 3 de septiembre de 2009

Dismnesia(¿?)

Hay algo que últimamente (con últimamente me refiero a hace algún año en crescendo) no deja de marearme la cabeza. Podría englobarlo aquí, pero siendo algo poco doloroso y que alguno que otro tiene constancia de ello aunque sea por encima.
Se trata de mi memoria. Es curioso, porque hoy he tenido un examen en el que nos pedían describir el tiempo de acceso de una memoria. Para que nos entendamos, el tiempo máximo que tarda una memoria en tener los datos estables recogidos en una dirección concreta. Bueno, en mi caso, el tiempo de acceso es infinito. Malditas matemáticas. Tengo una dirección de donde coger datos, pero muchas veces no soy capaz de seleccionarlos y relacionarlos.
Es algo que hoy en día me preocupa bastante aunque me pasa desde siempre. En una ocasión se lo comenté a mi madre y me dijo que si me acordara de todo, no querría decir nada más que eso. También me dijeron una vez que es porque pongo poco interés en las cosas.
Os voy a contar como creo que funciona mi cabeza:
Alguien me cuenta algo. Yo escucho, pienso, y me quedo con la idea. Distingo, guardo lo que pueda sacar de provecho en cuanto a mi formación y el resto podría decir que lo desecho a no ser que sea algo que me llame mucho la atención. Esa parte que desecho puedo guardarla también si utilizamos el aprendizaje por repetición.
El problema de esto es que tengo piezas sueltas. Personajes por aquí y sus historias por allá, y pocas veces sé relacionarlo.
Me refiero a:
-¿Quién escribió esta obra?
-No sé (o no me acuerdo, o lo dudo y me callo).
Pensaréis que eso le pasa a todo el mundo, pero no, me refiero a todo en general.
Esto influye en mi forma de socializarme con la gente. Mi timidez de entrada se debe principalmente a esto. Ya no por el qué pensaran, sino porque me cabrea este tema y si mantengo la boca cerrada no me aseguro el cabreo. Por otro lado, si la incapacidad de relacionar ciertas cosas la unimos a la falta de confianza en mi misma entonces eso ya es la hecatombe.
El caso es que, gente con la que me relaciono, tened paciencia y repetidme las cosas, que estoy en la época de querer saberlo todo, aunque sea a base de repetición.
Yo por mi parte haré lo propio y devoraré libros.



6 comentarios:

Gaia Moridin dijo...

Ah, memoria, ramera despiadada! La verdad es que yo normalmente sí que relaciono las cosas y me acuerdo un montón de fechas, sin querer. Pero luego se me olvida lo que iba a decir en medio de la conversación, lo que me deja con una cara de gilipollas de lo peor, que le vamos a hacer...

Bueno, esta bien esa época de saberlo todo, mola un montón.

Nos leemos XD

William Tea dijo...

Yo soy tambien asi, lo llamo despiste congenito, porque mi padre es igual. Pero el tiene mil notitas de esas amarillas en su escritorio, para acordarse, y yo no tengo nada.

Asi me va.

(Bieeen ^^ feliz aqui, aunque echando de menos salamanca, tengo que volver!! y pronto!!)

William Tea dijo...

¡Post-its!

Nacho dijo...

Ya sé quién eres !
¿cómo estás calamar?

Anne De Lenclós dijo...

Mica, ya me habias contado esto, jaja, en realidad SI LO SABES, pero no te acuerdas.. Entiendes eso? Es solo que estara por alli en un lugar recognito, a veces es hasta mejor, asi solo te quedas con lo bueno, Mola tu memoria selectiva jaja un besico.

Desilusionista dijo...

Me gusta eso de que tengas ganas de devorar libros, creo que es lo único del mundo que no empacha...
Además, piénsalo bien. Cuanto más sepas...más fácil es tener secretos.